Cómo conseguir fotografías profesionales

Durante las vacaciones tenemos más tiempo y visitamos lugares que durante el resto del año no tenemos ocasión de ver. Todos solemos viajar con una cámara, ya sea compacta o réflex, para inmortalizar esos momentos pero, a menudo, no le sacamos todo el provecho que el equipo de fotografía nos ofrece. He aquí algunos consejos para conseguir fotografías espectaculares.

En primer lugar, todo fotógrafo debe conocer muy bien su equipo y, en especial, tres ajustes básicos en la fotografía: el enfoque, la profundidad de campo y la exposición. Además, necesitamos ser pacientes y flexibles y adaptar los ajustes de la cámara a los cambios de luz. Cuando hagas fotos asegúrate de no hacerlo siempre con la misma perspectiva sino variar, aunque sea levemente, la posición o los ajustes de la cámara.

La elección de la lente es otro factor a tener muy en cuenta, pues no todos los objetivos sirven para todas las situaciones posibles en las que puedas encontrarte con una cámara. En escenarios con poca luz son mejores las ópticas fijas, en la fotografía de espacios es mejor utilizar un gran angular y para captar objetos lejanos es mejor el teleobjetivo.

Recuerda siempre llevar más de una batería y prever más de una tarjeta de memoria, por si la primera se llena o te da algún tipo de problema. Es importante que antes de salir pienses en lo que debes llevar, y considera hacer una copia de seguridad del disco duro para mayor seguridad. Os recomendamos que viajéis con un trípode si es posible y, si disponéis de poco espacio en la maleta, llevad uno en versión reducida que os pueda servir para salir del paso. Este elemento básico en fotografía y vídeo nos servirá para conseguir imágenes impactantes que requieran de largas exposiciones, como por ejemplo tomas nocturnas con poca luz. Además, no olvides llevar la cámara en el equipaje de mano. Esto puede ser muy obvio pero cuando viajes, especialmente si lo haces en avión, lleva tu cámara en el equipaje de mano. Las compañías aéreas no suelen tratar muy delicadamente el equipaje facturado. Además, en los controles de seguridad ha desaparecido más de un equipo.

Equipo fotográfico

Equipo fotográfico

En segundo lugar, cuida tu equipo y manténlo siempre limpio y a punto para el disparo. En verano los equipos de fotografía pueden sufrir muchos accidentes. La arena de la playa será nuestro principal enemigo, ya que puede colarse por los engranajes del objetivo o rayar la lente y la pantalla. Además, el calor tampoco es buen compañero y las baterías pueden sufrir al estar expuestas a altas temperaturas por lo que siempre que sea posible tendremos la precaución de poner la cámara a la sombra. Por lo tanto, debemos proteger el equipo con una buena funda y no escatimar a la hora de elegir la más adecuada para nuestra cámara. Parece un complemento secundario pero nada más lejos de la realidad. Una funda adecuada nos evitará muchos disgustos.

Obviamente no manipules tu cámara de fotos con crema de sol en las manos o pasará a ser a una gran recolectora de arena y polvo. Y si se te cae al agua del mar, saca inmediatamente la batería y la tarjeta de memoria (no trates de encenderla), lava a fondo la tarjeta y déjala secar un día. Con un lector de tarjetas y un poco de suerte, podrás guardar las fotos en un ordenador. Un profesional deberá limpiar el agua salada de la cámara.

Veamos ahora algunos consejos para conseguir buenas fotografías, ya sea nuestro destino la playa, la montaña o un paisaje urbano. Muchas cámaras digitales tienen un modo especial para la playa y generalmente también cuentan con un modo montaña. Ambos programas ajustan el tiempo de exposición y la apertura, al ambiente luminoso. Además, para que las capturas del cielo tengan un azul intenso, puedes optar por hacerte con un filtro de polarización. En las cámaras réflex, los filtros se pueden enroscar en el objetivo; en las compactas, puedes sujetar el filtro ante la lente directamente con la mano.

Si estás buscando conseguir un efecto con el agua y, por ejemplo, quieres capturar el oleaje rompiendo en una costa rocosa, utiliza un tiempo de exposición corto. Valdrá con seleccionar el modo de escena deportivo o ajustar la velocidad de obturación a 1/500s o 1/1000s. Si por el contrario lo que se está buscando es que el oleaje parezca suave y fluido, selecciona una velocidad de obturación larga (1/60s o 1/30s).

Ola rompiendo

Detalle de una ola rompiendo contra un acantilado

Si tus vacaciones son en un lugar de costa y decides subirte a un barco con el fondo de cristal o tienes ocasión de visitar un acuario, estos consejos te interesan. Para las fotografías tomadas en el barco hay que poner el objetivo en el suelo de cristal (o en la ventana por debajo de la línea de agua) y desactivar el flash para evitar reflejos indeseados. En cuanto al enfoque, os recomendamos que lo ajustéis en modo manual mejor que en automático.

Si nos encontramos en un acuario, la escena a capturar tendrá poca iluminación y nos encontraremos a menudo con vidrios curvados por lo que la mejor opción será probar con varias configuraciones de cámara. Toma varias imágenes desde diferentes ángulos de tu objetivo y cambiando algunos parámetros. Alguna foto quedará aceptable.

En cuanto a los retratos, al contar con mucha intensidad de la luz del sol en verano, a veces las caras quedan muy oscuras en las fotos por lo que puede ser recomendable en algunas situaciones utilizar el flash. Seremos nosotros quienes, como decíamos anteriormente, flexibilicemos la captura de la fotografía y realicemos varias tomas cambiando algunos parámetros de la cámara para así obtener el mejor resultado. En cualquier caso, cuando fotografíes personas, acércate a ellos. No sólo se trata de un buen retrato sino que también puedes absorber la realidad del lugar y generar situaciones impactantes en la fotografía. Así captarás mejor su personalidad y contarás una historia única.

Si la escena a capturar es la flora del lugar, acércate a las flores, las hojas o las cortezas activando el modo macro de tu cámara (normalmente indicado con el icono de una flor) y dispara. En algunas ocasiones, un espejo de bolsillo te puede ayudar a iluminar el sitio correcto.

Detalle de una flor

Imagen de una flor fotografíada con macro

Si en cambio lo que queremos fotografiar son animales, éstos suelen encontrarse a grandes distancias de nosotros en los parques nacionales y en los safaris por lo que necesitaremos un teleobjetivo para réflex o cámaras compactas con un gran zoom óptico. Si nuestra visita es a un zoológico el mayor factor a tener en cuenta será evitar, en el momento de hacer la fotografía, los antiestéticos detalles del recinto como tuberías, puertas o partes de hormigón. Para ello podremos servirnos del teleobjetivo y conseguir detalles de los animales que nos rodean como el ojo de un elefante, detalles de la piel de un tigre o el primer plano de la cabeza de una serpiente. Obviamente el uso del flash en estos recintos está descartado (y así podrás verlo indicado en los paneles informativos) para evitar que los animales se asusten.

Iguana

Iguana sobre el tronco de un árbol

Para no desvelaros todas las claves de una vez, nos guardamos en el tintero algunos consejos. La próxima semana no os perdáis la continuación de este post con recomendaciones para captar bien los paisajes, hacer fotos bajo el agua, fotografiar monumentos o conseguir una correcta exposición nocturna. Esperamos que os sean de utilidad para conseguir sacarle el máximo partido a vuestro equipo fotográfico.

 


Comments

Leave a Reply