SONIDO DIRECTO, TODAS LAS CLAVES PARA QUE TUS EVENTOS SEAN UN ÉXITO

A la hora de enfrentarnos a un directo, la elección de los micrófonos que se utilizarán es un factor clave. En este sentido podemos decantarnos por micrófonos dinámicos o de condensador. Por regla general se suelen utilizar micrófonos dinámicos para sonorización en directo básicamente porque suelen acoplarse y retroalimentarse menos y porque captan menos el ruido del escenario.

Mesa de sonido

Detalle de una mesa de sonido.

Sin embargo, no podemos olvidar que los micrófonos de condensador ofrecen mayor calidad sonora frente a los dinámicos, por lo que no debemos descartarlos a priori. Aunque es cierto que tienen las desventajas ya comentadas frente a los micrófonos dinámicos, también es cierto que estos factores se pueden corregir trabajando la respuesta en frecuencia y el patrón polar de direccionalidad. Debemos poner especial atención en las bajas y las altas frecuencias, que suelen ser las más sensibles y aplicar (puesto que los micrófonos de condensador tienen mayor sensibilidad) menos ganancia en el previo de micro que si utilizamos un micrófono dinámico.

Por tanto, podemos afirmar que la respuesta en frecuencia y el patrón polar tiene más influencia en la realimentación y la captura de sonidos no deseados que el tipo de micrófono elegido. Así, si optamos por un micrófono dinámico que tenga un mal control del patrón polar en altas frecuencias tendremos problemas a pesar de ser dinámico.

La conclusión clara es que hay que valorar el directo en concreto en el que estemos trabajando y sopesar los pros y los contras antes de decidir. Los micrófonos de condensador son más sensibles y dan una mejor respuesta a los transitorios pero, como contrapartida, nos van a dar un sonido más definido y detallado. Así, si lo que sonorizamos requiere de ese nivel de detalle, tal vez sea adecuado decantarnos por los micrófonos de condensador. Sin embargo, si lo que estamos sonorizando es una banda de rock por ejemplo, la opción de los micrófonos dinámicos parece la más razonable ya que éstos aguantan mayores niveles de presión sonora.

Veamos ahora algunos consejos en función de qué es lo que tenemos que sonorizar. Si se trata de voces, lo ideal es optar por un micrófono dinámico con cápsula cardioide pero si lo que necesitamos, como ya hemos comentado antes, es un sonido más brillante y preciso habrá que optar por un micrófono de condensador.

Si hablamos de baterías, también optamos por micrófonos dinámicos cardioides y supercardioides para sonorizar la caja y los bombos, ya que aguantarán mejor la alta presión sonora que los de condensador. Esto no significa que no podamos trabajar con micrófonos de condensador, lo que nos permitirá captar más sutilezas y detalles, eso sí con un modelo que soporte altos niveles de presión sonora. En el caso de los platillos y el charles la mejor opción son los micrófonos de condensador.

Para los amplificadores de guitarra y bajo y de las guitarras acústicas sucede lo mismo que con las voces y se opta por un patrón polar cardioide. En el caso de trabajar con guitarras acústicas, la colocación del micrófono nos dará diferentes matices sonoros por lo que es recomendable probar distintas posiciones. Si se opta por colocar el micrófono próximo al mástil el sonido será más fino y agudo y si se coloca cerca del puente el sonido será más aterciopelado y grave.

Directo de Jayme Marques

Directo de Jayme Marques en el auditorio de Mutua Madrileña.

Por último, para sonorizar instrumentos que emitan sonidos con altas frecuencias siempre es más recomendable montar micrófonos de condensador, ya que tienen mejor respuesta a estas frecuencias que los dinámicos.

Una vez hemos visto qué microfonía es la más adecuada dependiendo del uso que le vamos a dar, hay que pensar en el montaje de los equipos en el espacio. La mesa de mezclas ha de ir en un lugar donde la referencia de escucha sea adecuada y, si es posible, nos facilitará mucho el trabajo el tener contacto visual con la microfonía para poder detectar rápidamente posibles incidencias. En cuanto a las cajas de sonido, deben estar correctamente orientadas y tener una potencia de sonido adecuada al espacio que vamos a sonorizar.

A la hora de identificar los micrófonos, debemos asegurarnos de que están bien marcados los canales en la mesa de sonido y que no haya equívocos. Para ello, aunque parezca una tontería, es muy aconsejable golpear manualmente cada uno de ellos para cerciorarnos. En cuanto a las pruebas de sonido, trata de ser breve y dejar los ajustes para los ensayos grupales. En las pruebas individuales lo importante es ajustar los monitores de escenario y hacer ajustes básicos en cada canal. Ya habrá tiempo después de ecualizar y afinar.

Durante el ensayo grupal, tendremos que ecualizar cada canal y ajustar los filtros de paso alto (HPF) y de paso bajo (LPF) para dejar el sonido lo más limpio posible y descartar aquellos sonidos que no nos interese captar. Para ello podemos apoyarnos en los analizadores de espectro e incluso llevar uno en nuestro bolsillo, ya que hay muchas aplicaciones para móvil tanto en Android como en iOS que nos dan esta opción.

Sonido directo

Músico durante un concierto

A la hora de ajustar los niveles de los diferentes canales, lo más recomendable es trabajar manteniendo el fader en 0dB (decibelios) e ir ajustando de forma independiente la ganancia de canal. De esta forma, estamos trabajando en el nivel óptimo del fader ya que, para aquellos que no lo sepan la escala del fader es logarítmica y no lineal, es decir, un belio equivale a 10 decibelios y representa un aumento de potencia de 10 veces sobre la magnitud de referencia. Así, cero belios es el valor de la magnitud de referencia; dos belios representan un aumento de cien veces en la potencia; tres belios equivalen a un aumento de mil veces y así sucesivamente.

Por último, no debemos olvidar el tener algunos micrófonos de backup o reserva ya que en un directo nunca se sabe qué puede suceder y siempre hay que tener un plan B para intentar salir airosos de cualquier situación que se nos presente.

 

 

 


Comments

Leave a Reply