Streaming, una revolución en el sector audiovisual

 

Gracias a las nuevas tecnologías, está cambiando rápidamente nuestra manera de consumir contenidos multimedia. Ya pasó a la historia esa bonita escena de toda la familia reunida en torno a la TV para ver el programa estrella que tocase ese día. Ahora, cada individuo puede elegir, gracias a Internet, qué contenido quiere y cuándo lo quiere. Digamos adiós al prime time y demos la bienvenida al streaming y al vídeo on demand (VOD).


El streaming (también denominado transmisión, lectura en continuo, difusión en flujo, lectura en tránsito, difusión en continuo, descarga continua o mediaflujo) es la distribución digital de multimedia a través de una red de computadoras, de manera que el usuario consume el producto (generalmente archivo de video o audio) en paralelo mientras se descarga. La palabra streaming se refiere a una corriente continuada, que fluye sin interrupción. Esta definición, extraída de Wikipedia, implica que ha habido un cambio en la tecnología a favor del consumidor. Ahora no hay que esperar a que los datos estén completamente descargados en el disco local para consumir el contenido, sino que podemos estar viendo el archivo (generalmente de audio o vídeo) mientras se produce la descarga.

El consumo de esta tecnología está en claro crecimiento, como indican los datos del último estudio publicado por IAB Spain de noviembre de 2014 titulado “TV Conectada y vídeo online”.

En este trabajo, aunque publicado hace algún tiempo, podemos confirmar que la manera de consumir piezas audiovisuales está cambiando. Se está produciendo un crecimiento de la TV a la carta en nuestro país y nuevos actores se están uniendo a la fiesta como Netflix, recién aterrizado en el mercado nacional y cuyo estreno se prevé para principios del mes de octubre. Esta plataforma ofrecerá multitud de contenidos vía streaming como películas, documentales, cortometrajes, series, miniseries, tv-movies, videojuegos, etc.

Transmisión Streaming

Streaming de un evento en directo.

Tampoco podemos obviar el dato de consumo de eventos en directo, fenómeno con una muy alta penetración (un 24% consume eventos en directo), ni la irrupción de esta tecnología en el panorama musical. De hecho, se está perfilando como el nuevo paradigma del consumo de música. Así, la compañía americana Apple, acaba de presentar Apple Music, el nuevo servicio de música en streaming de Apple, que busca robar cuota de mercado a otros veteranos del sector como Spotify, que ya cuenta con más de quince millones de suscriptores al mes.

Apple Music está enfocado hacia la personalización de contenidos y la posibilidad de acceder a múltiples emisoras de radio, a través de Beats 1. Esta aplicación está también disponible para los dispositivos móviles gracias a la actualización del sistema operativo iOS 8.4 y llegará próximamente a Android. En cuanto a su precio, Apple Music estará disponible por unos 10 euros mensuales y en estos momentos se puede utilizar durante tres meses de forma gratuita.

Retransmisión de evento en directo sobre industria musical

Retransmisión de evento en directo sobre industria musical

En cuanto al modelo de negocio de los contenidos audiovisuales a través de streaming, según el mismo estudio de IAB Spain, una mayoría de los usuarios prefieren no pagar por el contenido online y aceptan de forma mayoritaria el modelo de publicidad a cambio de contenidos gratuitos. En este sentido, un 12% de los usuarios ha utilizado el pago por visión o pay per view y quienes no lo hacen alegan principalmente que no sienten la necesidad o que la oferta gratuita les satisface. Además, la mayoría de los usuarios encuestados no se sienten molestos ante la inserción publicitaria como contraprestación al acceso de contenido gratuito, eso sí, siempre que sea a cambio de ofrecer algún contenido de interés inmediatamente después de la emisión del anuncio online. En este contexto, el streaming lidera las estrategias de marketing de contenidos y se convierte en un elemento ineludible en cualquier estrategia online.

Si nos centramos en el consumidor, hay que tener en cuenta que los hábitos de consumo están cambiando y cada vez se visiona más contenido audiovisual desde smartphones y tablets, lo que está derivando de forma natural en un crecimiento en el desarrollo del streaming. Serán los denominados “generación Z”, la generación más joven, los que poco a poco irán marcando tendencia en cuanto a vídeo online se refiere. En mercados como el norteamericano, cada vez son más quienes cancelan sus suscripciones con la televisión de pago por cable para pasarse a los servicios de streaming.

Streaming con detalle de datos

Streaming con detalle de datos de transmisión.

Ahora bien, ¿qué beneficios nos aporta el streaming en nuestras empresas? ¿Cómo podemos sacar partido a esta heramienta? Si tuviéramos que enumerar las principales ventajas que nos ofrece el streaming, nos quedaríamos con las siguientes:

  • Esta tecnología nos permite llegar de manera inmediata y a un coste muy reducido a una audiencia global.
  • El vídeo sirve para mejorar tu SEO o Search Engine Optimization y así conseguir aparecer en los primeros puestos de los resultados naturales de motores de búsqueda, tales como Google.
  • Es de todos sabido que a los usuarios les gusta más ver un vídeo que leer un artículo y que la viralidad de este tipo de pieza es mucho mayor. Con un vídeo aumentaremos el engagement y conseguiremos buzz a través de las redes sociales.
  • Puede ser interesante valorar la opción de monetizar tus vídeos a través del pago por visión o mediante la inserción de spots publicitarios antes de la reproducción del contenido, consiguiendo así ingresos extra.
  • Esta manera de transmitir vídeo a través de Internet permite a las empresas reducir costes, ya que da la posibilidad de, entre otras cosas, montar reuniones y formaciones online u optar por transmisiones de eventos sin tener que incurrir en gastos de desplazamientos, alojamientos, dietas, etc.

Sea cual sea la situación de nuestra empresa, una cosa debemos tener clara: las plataformas de vídeo online deben ofrecer a los usuarios una experiencia de streaming de calidad. Si el vídeo es pobre en imagen y/o en sonido, los usuarios nos abandonarán rápidamente y es posible que no vuelvan a visitarnos.

Cisco, la multinacional americana líder en soluciones de redes, publicó el pasado mes de mayo un estudio sobre este tema donde se expone que en el año 2019 el 80% del tráfico de Internet será vídeo online y, en el caso del mercado norteamericano, la estimación se elevará hasta el 85%. Para esta compañía el enorme crecimiento de los datos se deberá principalmente a dos factores: el incremento exponencial del número de dispositivos que estarán conectados y la mayor accesibilidad a la red ya que, para el año 2019, se prevé que la mitad de la población mundial tenga acceso a Internet.


Comments

Leave a Reply